Reseñas

Saga Bridgerton II: El Vizconde que me amó de Julia Quinn (La venganza de Anthony)

Previamente en Bridgerton: La hija mayor de los Bridgerton, Daphne no quería casarse y por cosas de la vida conoce a Simon, el nuevo duque de Hastings, que ¡quel coindicence! tampoco deseaba casarse así que urden un plan donde absolutamente —y digo absolutamente— nada podría malir sal: decirles a todos que ellos se van a casar para que ella pueda atraer pretendientes y en el caso de Simon… que no llegue ninguna. La condición es, como dice la canción, “sin enamorarnos”. Como era de esperar, el plan falla ante la mirada atenta de Lady Whistledown y Londres, se enamoran y después de una serie de malentendidos y un episodio bastante turbio, logran entenderse y tener su final feliz que si se merecían a diferencia de la serie que pueden ver en Netflix. (Aún no hemos terminado Chris Van Dusen. Esto se llama guerra.)

Así que, con una Bridgerton feliz, entonces… es el momento de comenzar las aventuras de Anthony. 

Sin más preámbulos, bienvenidos a la temporada social de 1814. Los bailes están en pleno apogeo y Lady Whistledown está comenzando con las apuestas para que el soltero más codiciado de Londres que es el Vizconde Anthony Bridgerton encuentre una dama para casarse ¡y todo puede pasar! Las hijas en busca de marido son una amenaza tan alta como las madres casamenteras y en este aspecto, Violet Bridgerton es una mujer que no descansará hasta ver a todos sus hijos felices y casados. 

Pero hay un ligero inconveniente: Anthony no es muy entusiasta con el tema. 

Kate y Anthony en la segunda temporada.

Sé que parece que estoy repitiendo la trama del libro anterior y un poco lo es, pero en el El Vizconde que me amó, Julia Quinn nos explica bien porque el mayor de la dinastía Bridgerton es absolutamente intenso y extremo en sus sentimientos y en sus actos. 

Poco sabemos de quién fue Edmund Bridgerton, el padre de la familia, y aquí nos dan un pequeño atisbo: esta es la persona a la que Anthony más admiraba y pierde de una manera muy mundana, y que Julia Quinn explica de manera magistral utilizando su vasto conocimiento en medicina. La partida de Edmund marca al joven Anthony a tal nivel que decide vivir la vida al extremo, ojalá sin ataduras. Lo cual, por supuesto choca con lo que su madre Violet quiere. Anthony comprende y al fin y al cabo que es un hombre de familia e intentará sentar cabeza, tomando la idea más revolucionaria de todas: conquistar a la diamante de la temporada para casarse y tener un matrimonio en ley, pero no con amor, porque no quiere amarrarse. Así que nuevamente les pregunto: ¿Qué podría salir mal?

Es aquí cuando entra la familia Sheffield con las hermanas Kate y Edwina. Esta última conocida como la diamante de la temporada a la que lógicamente, Anthony intentará conquistar. Aún así, dada la reputación que posee Anthony como vividor y mujeriego gracias a Lady Whistledown o Lady Confidencias, Kate no está de acuerdo, y será la principal opositora a Anthony. Así que, nuestro querido Vizconde no sólo tendrá la misión de encantar a la dulce e ingenua Edwina y a su madre, Mary, sino también a su hermana que está determinada a odiarlo, pero que aún así y muy a su pesar no pueden despegarse la vista de encima cada vez que se topan porque les digo, chispas entre ellos dos hay y muchas

Nuevamente Julia Quinn nos ofrece una historia romántica simpática ágil y divertida que disfrutas de principio a fin. El carisma que ella traspasa a sus personajes es tal que de inmediato tienes muchas ganas de saber que pasa a continuación o qué es lo que dirá Whistledown al respecto.  Para tener más de 300 páginas se pasa muy rápido todo y uno logra tomarle cariño a los personajes principales sea Kate y Anthony porque, nuevamente tenemos los puntos de vista de ambos personajes y vemos también un poco del resto de la familia Bridgerton, como por ejemplo Daphne y Simon quienes aquí tienen un cameo, pero Anthony y Kate funcionan tan bien como protagonistas que no echas de menos a la pareja del libro anterior.

Y eso es decir harto, porque al inicio, Kate no me terminaba de caer bien por lo infinitamente abrasiva que es, pero también se justifica porqué: ella es hija del señor Sheffield que creció sin madre y fue Mary, la segunda esposa de su difunto padre quien se hizo cargo de ella y Edwina. Su hermana es todo lo que tiene, es su deber ser su guardiana, entonces ella es una heroína bien trabajada que contrasta con Anthony, alguien que quiere vivir intensamente, pero que también quiere ser digno heredero de la familia Bridgerton. Quiere ser un digno hijo de su padre. 

Me gustó particularmente la relación entre Kate y Anthony. La autora sienta bien la base de que ellos son muy similares, pero no se entienden porque Kate se basa en lo que dicen que es Anthony en vez de conocerlo y Anthony busca casarse sin sentir amor y pasión por su compañera cuando es justamente el hermano que vive más al extremo, y que sí es alguien mujeriego (pero no al nivel que expuso Chris Van Dusen). Tampoco poseen episodios graves y/o polémicos como en el libro anterior. La relación entre Kate y Anthony se cocina a fuego lento en que ambos logran ver sus similitudes y hablar al respecto lo que los conecta, eso y la llama de ambas personas apasionadas es lo que logra que su relación florezca.. 

Así que sí, no puedo esperar a ver qué desastre dejará Chris Van Dusen en la adaptación. Esto no ha terminado. 

Por lo tanto, creo que van a pasar un buen rato leyendo este nuevo libro de la familia más simpática y particular de Londres. Es incluso mejor e ideal para esta temporada.

Bridgerton: El Vizconde que me amó está disponible en las mejores librerías del país cortesía de Editorial Urano Chile

También puede gustarte...