Entrevistas

MAG Lynch, autora de la novela Litha: «Hay que reconocer que en la fantasía todo es posible, por lo que no hay un techo, sólo el que coloque el autor»

Una asistente social que se desempeña en el área de salud pública; también es escritora y madre de 3 hijos. María de los Ángeles Gálvez, es la autora de la novela de fantasía y romance «La heredera de Diana: Litha», publicada por Aurea Ediciones. Esta obra trata sobre Less, una chica que cuando cumple su mayoría de edad descubre que tiene habilidades especiales que la ligan a una antigua estirpe familiar de Brujas Blancas, descendientes de Diana, la diosa romana de la caza, protectora de la naturaleza y la luna (en la mitología griega, su nombre es Artemisa), sentenciadas por una antigua profecía.

María de los Ángeles Gálvez, que firmó su primera obra como «MAG Lynch» accedió a hablar con Lee Mujeres sobre su proceso de escritura y quiénes la inspiraron para cumplir sus sueños.

¿Cómo empezó tú interés por la escritura?

Partió siendo adulta. Ya trabajaba y tenía hijos cuando me senté a escribir este libro y ocurrió de una forma más bien impetuosa. Fue una necesidad que tuve de escribir aquella historia que rondaba hace mucho en mi cabeza.

Cuando estaba en cuarto básico, se hizo un libro de cuentos en el curso y la profesora que tenía en esa época alabó mi historia, pero nada más y después lo más cercano a escribir un texto tenía relación con los informes que me tocó realizar en mi ejercicio profesional, donde obviamente poca tenía relación con fantasía, magia o romance.

Esto no significa que no tuviera una mente creativa; creo que eso es lo que ha sido mi sello personal desde siempre; en mi cabeza se construyen historias completas desde un pequeño detalle que leía o veía en una serie, solo que siempre quedaban en mi mundo imaginario.

Sin embargo, después de haber renunciado a mi trabajo y tener más tiempo para mí es que surgió la escritura como una forma de canalizar aquella idea que llevaba mucho tiempo dando vueltas en mi mente.

¿Y tuviste alguna autora de referente? ¿Un modelo a seguir?

Pertenezco a una generación que creció principalmente en un mundo masculino respecto a la literatura fantástica, donde las mujeres quedan relegadas principalmente a la novela romántica y el drama, por lo que son pocas las autoras que podría referir como principales referencias en este ámbito.

Pese a esto tengo escritoras que me marcaron, primero como lectora y después como escritora; en este sentido destacó, en una primera infancia, a Marcela Paz y Alicia Morel;Papelucho” en todas sus versiones era el libro que no faltaba en mi velador. Después más adolescente descubrir a Mary Shelley y Luisa M. Alcott; si bien esta última no está en el género de la fantasía, su forma de narrar y el personaje de Jo en Mujercitas me marcaron enormemente y creo que fue ahí cuando mire la escritura como una opción. Ya en la Universidad, me encontré con Isabel Allende y Laura Esquivel, que me maravillaron con sus historias y me terminaron enamorando del realismo mágico.

Creo que los libros de estas últimas, en conjunto con los textos de Vargas Llosa y García Márquez, en particular “Cien años de Soledad”, son los que me motivan a escribir fantasía, pero desde un lente del realismo mágico. Después he leído a J.K. Rowling, Suzanne Collins, Stephenie Meyer, que, sin juzgar sus obras, considero que abrieron un camino mucho más amplio y masivo para la literatura femenina fantástica, pero de manera personal, sigo quedándome con el subgénero.

La heredera de Diana: Litha

¿Cómo fue tu proceso para crear Litha

Como te comentaba con anterioridad, es proceso de escribir fue algo más bien vehemente, Litha estaba en mi mente desde hacía mucho, sólo que no había encontrado el momento adecuado para materializarla y sacarla de mi imaginación hacia un espacio concreto.

Yo digo que todo surgió por culpa de Supernatural pues seguía la serie desde que empezó, pero a medida que transcurrían las temporadas, encontraba que le faltaba algo a esta diada de hermanos: una figura femenina que les diera la posibilidad de tener un ambiente más “hogareño” o “cotidiano”, con quien pudiesen celebrar Navidad o cumpleaños, por ejemplo; quizás pudiendo generarse un triángulo, para que la tensión fuese más allá de a quien le tocaba salvar al otro…

Después de imaginar eso, la figura femenina ya dejó de ser acompañante y a tener más protagonismo en mi cabeza.. “¿Y qué tal si ellos son los acompañantes que deben protegerla a ella de algo sobrenatural?» Así comenzó a surgir este personaje, que tenía ciertas características y una historia inicial: Era una bruja y tenía dos protectores que eran hermanos y se envolvían en un triángulo amoroso.

Eso fue lo que tenía cuando me senté a escribir… algo muy concreto, un poco burdo, tosco, pero mientras relataba la historia inicial, pensaba “¿Cómo le doy sustento a esto? Quiero que sea creíble…» Así que empecé a buscar; me metí en el mundo Wicca, en las religiones paganas, en la mitología y llegué al evangelio de las brujas y otras historias y con todo le di forma y fui sumando personajes que generaban el conflicto o favorecen la historia. Estudié y me nutrí de bastante información, pero fue muy entretenido darme cuenta que lo que imaginaba tenía un sustento “real”, que había sucedido o podía ser.

¿Cómo fue tu proceso de creación y producción de la novela?

En un principio fue un proceso lento, pero no desde la editorial, sino más bien desde mí. Si bien tenía el libro escrito hace unos cuantos años, producto de la vorágine laboral en plena pandemia se me hacía muy complejo iniciar la revisión del texto y realizar las observaciones que realizó el editor de ese entonces; después de tres meses, decidí congelar el proceso, esperando un break que me permitiera centrarme en el libro nuevamente.

Y así transcurre un año… cuando de pronto pensé: “Es momento de que termine esto que empecé… nunca será el instante perfecto, así que tengo que seguir” y en julio tomé contacto nuevamente con la editorial, volvía revisar el libro, ejecute las observaciones que se le hicieron en una primera instancia y lo envié.

Al mes ya tenía en mis manos la maqueta, a la semana después de eso la portada y un par de días después me avisan que se inicia el proceso de impresión. Todo muy rápido y expedito; siempre pensé que una vez que lo entregara vendría nuevamente una devolución, que “lo harían trizas”, estaba esperando aquello, pero nada de eso sucedió y en octubre estaba lanzando el libro. así que para mi fue un proceso muy llano, donde en las distintas etapas se tomaron en cuenta mis ideas y propuestas, es un equipo muy accesible y paciente respecto a las dudas y acompañamiento post publicación.

¿Cuáles han sido los resultados de tu obra?

Hasta el momento, no me he preocupado mucho de las ventas, no porque no me interese; sino que cuando lancé el libro; entendí, no muy rápido sí, que en el mundo literario debes tu abrirte camino y eso implica el contacto y la validación de otros, por lo que he estado en una fase de promoción, principalmente a través de las colaboraciones por redes sociales.

Tengo algunas pendientes, pero mi intención en estos momentos es esa; darlo a conocer, obtener reseñas y masificarlo a su público objetivo. Ahora, si hablamos de las críticas; ha habido de todo, quienes lo aman, quienes no enganchan, quienes lo juzgan, quienes vibran y se emocionan, quienes les gusta más mi forma de escribir que la historia. Aunque por suerte se ha dado más lo primero, así que espero que siga masificándose y la gente tenga ganas de conocerlo, de acogerlo y de darle un poquito de amor.

¿Qué consejos le darías a alguien que quiere escribir una novela del género fantástico? 

Que difícil dar consejos y claves, sobre todo cuando personalmente me encuentro en proceso de aprendizaje del mundo literario desde la vereda del escritor. Pero creo que si puedo referir son algunos aprendizajes que he logrado rescatar durante este proceso. Antes que todo: decidirse a hacerlo, “quien no se arriesga no cruza el río” y para conocer la propia pluma es necesario materializarla.

Luego, en primera instancia, definir el género que vas a abordar, eso te permite crear un mapa gramatical sobre cómo debes ir desarrollando la historia, no es lo mismo la forma de escribir una novela romántica a una épica, por ejemplo.

Segundo, dejar que la imaginación fluya, no coartarla, dejarse envolver por el proceso creativo; después habrá momentos para revisar y dar forma al escrito. Tercero: Reconocer que en el género de fantasía todo es posible, por lo que no hay un techo, solo el que coloque el autor.

En mi caso en particular si, yo preferí aterrizar más a la realidad, juguetear con el realismo mágico, lo que implica estudiar e informarse para dar sustento “real” a tu fantasía y por último, ser humilde y estar abierto a las críticas, observaciones y opiniones de quienes revisan o leen tu obra, siempre tomar lo bien intencionado para crecer y para beneficio de lo que escribes y aprender a dejar de lado aquellas mala leche, no todos tienen que gustar de lo que tú haces… Escribir es un arte, por ende algo subjetivo.

¿Dónde podemos adquirir tus historias (tanto en físico como en digital)?

Por el momento de manera física en Punto Aurea y en todas las Librerías Antártica del país; para compras por internet en la página de Aurea Ediciones, Librerías Antártica y Buscalibre. Y para ebook por Aurea Ediciones y prontamente espero que a través de Amazon.

Vania Ramos

Periodista y directora de @leemujeres. Me gusta hablar sobre libros de fantasía, ciencia ficción, terror, etc.

También puede gustarte...