Entrevistas Noticias

Isabel Allende: «La industria del libro se dio cuenta que existía un mercado de lectoras que querían leer libros escritos por mujeres»

En una conferencia de prensa virtual, la escritora chilena Isabel Allende presentó su nueva novela llamada El viento conoce mi nombre. Esta obra, publicada en Hispanoamérica con el sello Penguin Random House, habla sobre la migración, los refugiados y las mujeres voluntarias en misiones de ayuda con la historia de Samuel, un niño judío que se ve separado de su madre en 1938 y con la historia de Anita, en 2019, que debe huir a Estados Unidos para escapar del peligro que se sucita en El Salvador.

A las 11:30 horas, la autora en español más leída del mundo apareció frente a su computadora para responder las preguntas de las y los periodistas que la esperaban de todos lados del planeta.

Allende reconoció que uno de los mayores cambios que ha vivido en su carrera literaria ha sido el ganar más experiencia como escritura y el uso de la tecnología como herramienta. Al mismo tiempo declaró que el público lector la ve de forma diferente a cuando debutó en 1982 con su novela La casa de los espíritus.

«Hubo una cierta curiosidad por mi primera novela», señaló y dijo que el éxito de La casa de los espíritus «pavimentó el camino para muchas mujeres escritoras en América Latina. Muchas mujeres que eran escritoras habían sido sistemáticamente ignoradas o silenciadas y de pronto, la industria del libro se dio cuenta de que existía un mercado muy fuerte de mujeres lectoras que querían leer libros escritos por mujeres y se fue abriendo como una flor el campo para las mujeres, y hoy hay tantas escritoras buenísimas como escritores».

Aunque si debe reconocer otros cambios, además de la tecnología, su experiencia y el auge de mujeres escritoras, Allende denunció que tuvo dificultad para ser respetada como autora en Chile. «Nadie es profeta en su propia tierra», recitó el clásico dicho y agregó que «hasta que no me dieron el Premio Nacional de Literatura me trataban mal, y en Chile tenemos una cosa que es universal que es tirar para abajo a las personas que pueden subir».

El viento conoce mi nombre 

Isabel Allende señaló que El viento conoce mi nombre busca establecer la idea de que la historia de la violencia se repite si es que no se interviene en ella. En este caso, esta historia de violencia es presentada en el libro con la huida de un niño en plena Segunda Guerra Mundial y la huida de una menor de su país natal.

Tanto los acontecimientos en la novela con lo que ha ocurrido en Latinoamérica y el resto del mundo representan una gran crisis humanitaria para Allende, quien afirma que los gobiernos conocen de esta situación, pero ninguno le ha puesto un punto final. 

«¿Cuál es la solución?», se preguntó la autora con respecto a los migrantes y refugiados, «primero que nada hay que humanizar el proceso, luego hay que permitir que la gente puedan tener un permiso para entrar, trabajar y después volver a su país», indicó y agregó que » no habrían refugiados si no es por la situación de extrema violencia o de extrema pobreza que se vive en el lugar de origen».

«No teníamos refugiados de Ucrania hasta que Rusia los invadió, no había refugiados de Siria hasta la Guerra Civil de Siria, no había refugiados de Centroamérica hasta que las situaciones en Centroamérica se convirtieron en una tragedia insostenible (…) Entonces hay que resolver las situaciones de origen«, comentó.

De humanidad, arte y censura

Según el diario El América, sólo durante el último semestre del año escolar de 2023 se prohibieron 1.477 libros en escuelas en los que se incluye la novela La casa de los espíritus. Al ser consultada por su opinión frente a los riesgos de censurar y prohibir el acceso a la literatura Allende señaló que hay un intento sistemático de ignorar la historia.

«En los Estados Unidos se busca suprimir todo lo que pasó en tiempos de la esclavitud, tratan de ignorar todo el movimiento que hubo por los derechos civiles en los años 60 (…) Al ir censurando los libros, vamos censurando también la realidad y la historia», declaró y agregó que también están sacando de las escuelas y de las bibliotecas libros para niños que mencionan aunque problemas raciales, de clase, de género y de otras temáticas.

Ante esto, la autora, que ha tocado esos temas en sus novelas durante toda su carrera, hizo el llamado a «defender el derecho a la libertad de expresión» en el arte y en la literatura. 

El nuevo libro de Isabel Allende, El viento conoce mi nombre, está disponible en todas las librerías nacionales gracias al Grupo Penguin Random House Chile.

Vania Ramos

Periodista y directora de @leemujeres. Me gusta hablar sobre libros de fantasía, ciencia ficción, terror, etc.

También puede gustarte...