Reseñas

El regreso a la Villa de las telas de Anne Jacobs

 

Al comenzar a hablar de este libro El regreso a la Villa de las telas, me siento obligada de comentarles que este, es parte de una saga del mismo nombre. Eso lo desconocía, sin embargo, al inicio del libro, Anne Jacobs establece un listado de los personajes en que se detalla el parentesco a la familia principal, y con respectivas fechas de nacimiento para así situarnos en el contexto de la novela. 

La novela nos traslada a Augsburgo de 1930. En otras palabras, una ciudad Alemana que por ahora está en una época tranquila, pero que falta poco para que la historia cambie de manera radical y trágica. Anne Jacobs es muy consciente de la historia y la enlaza de a poco con los hechos que están sucediendo en Alemania, como la crisis económica y social que golpea de alguna manera de la familia Melzer. Pero aún así intenta mantener esa atmósfera de familia incondicional que lograrán salir adelante, aunque como en toda familia no van a faltar los desencuentros, los llantos, alegrías y separaciones con esperanza a un futuro que parece ser incierto ante lo que sucede en el país. 

Sin duda una de las cosas que más me maravilló acerca de esta obra es la fina pluma de Jacobs a la hora de la ambientación temporal: como relata lo que son las costumbres de la familia en esta época, cómo se relacionan entre ellos y  con sus criados, que de seguro te va a traer recuerdos. Si te han gustado series como Downton Abbey o Upstairs and Downstairs entonces esta saga de libros te va a encantar. Es más, después de leer este libro, me dan ganas de que llegue una serie televisiva de los relatos de Anne Jacobs. 

El libro marca el regreso de Paul, el hijo mayor de la familia Melzer, junto a su esposa Marie, quien en su momento fue una criada que deseaba abrirse paso en el mundo, y su hijo Kurtie quien gracias a su ternura y carisma conquista los corazones de todos los habitantes de la casa y aparentemente los prejuicios en torno a ella ya no están, pero sabemos que a veces las malas costumbres como los prejuicios sociales son difíciles de que se vaya. Remarco este detalle porque será Marie quién en los tiempos de crisis logre mantener a la familia unida y además pueda sacar adelante a la fábrica familiar. Es Marie quien está ahí para tomar las decisiones más complicadas, entendiendo el riesgo que puede ser para la familia, y su lealtad es la que la premia haciendo que se gane finalmente el respeto de todos y que logran ver al fin todo lo que Paul vio en ella en el primer libro. De más está decir que el romance es un gran elemento del libro y Paul y Marie es una pareja que quieres ver juntos. 

Por otro lado, también vemos a los gemelos Dodo y Leo, quienes ya crecidos van expresando sus sueños: Leo ha desarrollado una verdadera pasión por el piano, y Dodo por la aviación, algo que para una mujer de los años 30 no era algo bien visto y nuevamente la pluma de Jacobs resuelve este hilo de la historia de manera bastante natural y justa sin que llegue a verse como algo forzado. 

Anne Jacobs es una escritora sumamente interesante: es una mujer que se toma su tiempo para relatar una historia: es amena, fluida, y lleva el relato de tal manera que en ningún momento el libro se hace pesado, lo cual es una gran virtud considerando que posee 538 páginas. Es una historia sumamente intensa, que posee la cantidad exacta de narración y diálogos, en que ahí desenvuelve personajes que llegan a ser  muy queribles, todo esto acompañado de emociones y sorpresas inesperadas. Un gran cocktail de lectura que viene como anillo al dedo para estas tardes primaverales. 

El regreso a la villa de las telas está en las mejores librerías del país, cortesía de Editorial Penguin Random House. 

También puede gustarte...