Reseñas

Bromance: Club de lectura para caballeros de Lyssa Kay Adams

No he sido muy seguidora de las novelas de amor y menos de las comedias románticas en sí mismas. He visto esas historias en películas y series, en libros suelo elegir otras tramas y si dentro de esos universos fantásticos hay romance pues no pongo quejas.

Dicho esto, considero que la literatura romántica y aún más la de comedia romántica tienen su propio arte porque escribir a dos personajes que se conocen, enamoran y viven un montón de cosas tanto juntos como separados sin tener que salvar el universo o derrotar a un villano todopoderoso es todo un trabajo.

A la vez, leer una novela de romance (con el tipo de pareja que a ti más te agrade y con los tropos, clichés que más disfrutes) es como probar el dulce que más te encante. Nunca viene mal. Sobre todo cuando viene con el contenido que te agrada y promete algo novedoso como por ejemplo un chocolate de menta. Si es así, todo se pone mejor.

Eso me pasó cuando leí XOXO de Axie Oh y repetí la experiencia con The Bromance Book Club de Lyssa Kay Adams. Este último fue traído al castellano por Zig Zag Editorial bajo el nombre de Bromance: Club de lectura para caballeros y esa es su premisa: Un grupo de hombres se ponen a leer novelas románticas por disfrute y de paso mejoran sus relaciones sentimentales con sus parejas.

En lo personal, siempre me pregunté si los hombres leían novelas escritas por mujeres. Sé qué los hay, aunque no muchos (y no algunos que yo conozca, por desgracia), pero al mismo tiempo me pregunté si ellos leían novelas románticas y tal vez eróticas.

Lo hacen. Sólo que de esas cosas… no se hablan porque al parecer la lectura de novela erótica y romántica es como El club de la pelea. Aunque Lyssa Kay Adams presenta a su club de lectura varonil de novelas románticas como si lo fuera y la experiencia es hilarante.

¿Cuál es la regla del Club de Lectura? 

Gavin Scott es el protagonista del primer libro de la serie de Adams y como jugador de béisbol tiene su vida profesional bastante asegurada. Sin embargo, en su vida marital las cosas van en declive: Su esposa Thea le pidió el divorcio y lo echó de la casa. Es ahí, cuando Gavin se da cuenta de que ha dejado que su orgullo y miedo se apoderen de él así que decide hacer todo lo posible a salvar su matrimonio.

Por suerte, tiene un círculo de hierro amistoso en el cual ofrecen ayudarlo a recuperar su relación mediante la lectura de una novela de la regencia llamada Cortejando a la Condesa (es como si se colocaran a leer las novelas de Bridgerton o los libros de Lisa Kleyplas). Mediante cada sesión sus amigos Mav, Del y el «Ruso» entrenan a Gavin con lo que sucede en Cortejando a la Condesa para salvar su matrimonio.

Pero se necesitará mucho más que palabras floridas y grandes gestos para que Gavin pueda recuperar a su esposa.

¿Las novelas románticas son manuales para hombres?

Este libro prometía mucho amor y risas, y cumplió incluso más de lo que pensaba. Tenía elementos de comedia los cuales disfruté mucho. Sobre todo cuando se hacían las referencias a las lecturas, la construcción de personajes, la backstory y los tropos del romance, también encontré inteligente que se intercalaran momentos de la vida de Gavin y Thea con los capítulos de Cortejando a la Condesa.

No puedo olvidar mencionar a Thea; esposa de Gavin y madre de sus dos hijas, que también tiene un punto de vista en esta historia. Thea decide continuar con su vida y cumplir sus sueños, quiere ser pintora y tomar clases pues ya entendió que no debe posponerse a ella misma por mucho que quiera a alguien.

Sin embargo, Thea sabe que Gavin está haciendo todo lo posible para recuperar su amor, y ella duda en darle una oportunidad por sus propios miedos. Thea tiene su propia backstory que enfrentar además de lidiar con el amor y pasión que aún siente por su todavía esposo.

La relación entre ambos es graciosa, pero es más adorable la amistad de Gavin con los miembros del club de lectura, ya que tanto él como los chicos han cambiado con tan sólo leer un libro. De hecho, los libros y las palabras tienen el poder de cambiarnos. Club de lectura para caballeros revisa los clichés del romance y los agrega a una trama cotidiana aunque con personajes con mejor pasar socioeconómico de quien lee (es ficción, vale) y te hace vivir un rato increíble.

Pero lo más importante del libro es que para mejorar una relación, o mantenerla, y hacerla crecer, el esfuerzo debe ser de las dos partes. Tanto Thea como Gavin debían cambiar, enfrentarse a sus miedos y dolores, tener conversaciones no tan bonitas para poder solucionar sus problemas, para volver a estar juntos si es que lo deseaban, o incluso para volver a creer en el amor.

Por otro lado quiero dejar el mensaje de que nadie, mujer u hombre, debe avergonzarse por leer una novela romántica. Los libros están escritos para todo el mundo y de hecho, Lyssa Kay Adams explica la existencia de estas obras mediante una escena que introduce a Gavin en este particular y secreto club literario…

«Las novelas románticas están escritas principalmente por mujeres para mujeres, y tratan por completo de cómo quieren ser tratadas y de lo que quieren de la vida y en una relación».

Bromance: Club de lectura para caballeros de Lyssa Kay Adams está disponible en librerías gracias a Zig Zag Editorial. 

Vania Ramos

Periodista y directora de @leemujeres. Me gusta hablar sobre libros de fantasía, ciencia ficción, terror, etc.

También puede gustarte...