Columnas y ensayos

Preludio a La mujer que soy: La fortaleza de Britney Spears

Aún recuerdo la primera vez que ví a Britney Jean Spears. Venía llegando del colegio a la casa de una amiga, y ella puso el canal “Wurtlitzer”. Este era un canal de videos musicales y mostraba como una muchacha en su colegio esperaba que las clases acabaran, de repente la música comenzaba y al verla bailar supe que veía a alguien único.

De inmediato quedé sorprendida, no sólo por su belleza o carisma (que los tiene y a montones) sino porque Britney era una simple chica que, poco a poco se volvió en una referente. Ya que destacó sola en una época en que estábamos rodeadas de boybands (Backstreet Boys, 5ve y N’Sync). ¿Sus coreografías? Eran un desafío diario que muchas intentaron seguir en el colegio y pocas lograron el nivel de perfección que Britney logró en sus bailes. 

Sólo una de mis amigas lo logró. Su nombre es Fran, y ella llevó el aprendizaje de las coreografías de Britney al siguiente nivel: ingresó a un programa de dobles, asombró a todos con su talento, destreza y una iluminadora sonrisa. A lo largo de mi vida he visto a muchas personas que han sido inspiradas por Britney. Había algo en ella: era dueña y señora del escenario. Cada movimiento, cada mirada, cada videoclip era algo sorprendente y te preguntabas ¿qué podría hacer al siguiente? ¿Con qué nos podría sorprender? ¿Qué nueva presentación icónica puede presentar? 

Sin duda, Britney era una estrella que había despegado y desde el cielo iba alumbrando el firmamento al tiempo que cantaba “she is so lucky… she is a star”.

Desgraciadamente en esa oración iba acompañado de un “but she cries, cries, cries in her lonely heart thinking, if there’s nothing missing in my life then why does this tears coming out?” 

Overprotected

Recuerdo bien los años 2007 y 2008. Eran mis primeros años universitarios en los que me estaba buscando a mí misma y en paralelo, veía a la distancia como Britney, una madre de dos niños que no alcanzaban a tener 2 años, quedó puesta en una tutela que tomó las riendas tanto de sus finanzas como de su persona. La convirtieron en una prisionera de la voluntad de su padre, Jamie Spears, y de todo un equipo detrás de él. Britney Spears había dejado de existir civilmente. No podía tener elección sobre nada en su vida desde comprarse algo en la tienda hasta votar. Su padre era tomó venganza contra ella, por haber sido el sustento económico de la familia Spears, y la misma familia Spears aceptó que Britney estuviera bajo la tutela. 

BRITNEY SPEARS January 2008 PEOPLE Magazine JONAS BROTHERS / NICOLE KIDMAN +++ | eBay
Revista People, enero 2008.

Pese a que su padre la tomó como que sufría demencia, Britney nunca dejó de trabajar. Apariciones en series y programas de TV, tours, discos, perfumes, residencias en Las Vegas (sin descanso) fueron parte del trato que debió aceptar para estar con sus hijos. 

Un régimen así, mataría a cualquiera. Sé que a mí me hubiese liquidado —y eso que yo no tenía tanta información al respecto, porque, realmente nunca supimos bien de todo el alcance de maldad que tenía su “equipo”—, pero no a Britney Jean. Ella aguantó. Siguió en lo suyo, intentando contarse cuentos de hadas en los que escapaba a un mundo imaginario donde ella era libre.

Esta pesadilla comenzó cuando ella apenas tenía 26 años. Irónicamente, sus números parecían sólo seguir alcanzando nuevos límites; hizo que tener un show en una residencia en Las Vegas ya no fuera sinónimo de una carrera agonizante, sino, algo para seguir más vigente que nunca. Ella lo tenía todo. Era Britney Spears. Pero, tal como decía su canción Lucky, pese al éxito, no todo lo que brillaba era oro, a pesar de que siempre la viéramos sonriendo. En fin, ¿recuerdan que mencioné que a lo largo de mi vida han habido personas inspiradas por Britney? Bueno, pues esa inspiración encendió una chispa de color rosa que prometía incendiar este régimen impuesto por una familia extremadamente crédula y llena de codicia. Muchos se preguntaron (yo entre ellos): ¿podrá esta chispa rosa llegar al corazón de la Princesa del Pop que está encerrada en una torre?

My loneliness is killing me no more

El 23 de junio de 2021, y estando a unos meses de cumplir 40, Britney Spears habló durante 24 minutos. Estos fueron unos minutos que como fan sólo te producían un dolor en las entrañas y un balde de agua fría. Aunque al mismo tiempo, cada miembro de la Britney Army supo que era la hora de ir a la guerra y siguieron peleando más fuerte por defender a Britney.

The ballad of Britney Spears - The Face
Movimiento Free Britney, 2021.

Lo que comenzó como una sencilla teoría en foros de internet conocida como #FreeBritney, y que el Team tutela y medios de prensa atacaron con todo su arsenal desde sus enormes plataformas, fue comprobada en esos 24 minutos que ella habló en ese día de junio. Ahí, las y los fanáticos comprobamos que Britney había estado viviendo bajo el mandato de otras personas en los que le dictaban qué cosas debía hacer y decir. El tutelaje o la conservaduría es un sistema perverso en el que muchos hombres y mujeres son víctimas por parte de otras personas que están dispuestos a limitar su libertad con tal de conseguir dinero. En eso estaba Britney Spears.

Pero en esa charla de junio vimos ese brillo, ese aplomo de resistencia que probablemente ella tuvo por parte de nosotros, sus fans. Britney incluso reveló que al ver a sus legiones de fans luchando y gritando su nombre sintió las ganas de levantarse para luchar por su propia visa. Ahora sabía que no estaba sola. El mensaje había llegado a la princesa y la Britney Army estaba dispuesta a todo por salvarla.

Y dicen que la justicia tarda, pero llega. 

Stronger than yesterday

En 2008, en el documental de For the record, Britney habló breve y muy sinceramente de la conservaduría: de que le gusta tener el control de su vida, lo que no tenía y de que ella es una chica Sagitario: una persona que ama la libertad y que odia que le pongan límites. Un leitmotiv que está presente en su discografía, desde la libertad de ser quien es, a incluso la libertad de disfrutar el sexo o hacer un trío, cosas que en su momento fueron condenadas por la sociedad. Pero quizá, Britney fue una profeta en su momento. De ahí a que todo lo que ella hace sea contracultural y por ende icónico.

La letra Stronger (una de sus canciones más populares) comienza así: “I’ve had enough. I’m not your property, It’s up to me.”  Esta fue otra profecía que se cumplió, ya que el pasado 29 de septiembre de 2023 y después de 13 años de conservaduría, o tutela, su abogado, Matthew Rosengart logró suspender de manera efectiva a Jamie Spears como el hombre a cargo de las finanzas y la vida de Britney.  Al fin, esa parte de la pesadilla estaba terminando y comenzaba un camino hacia la sanación. Cosa que se logró el 12 de noviembre. Sin duda, un milagro. 

En la historia nunca nadie había podido salir de una tutela, pero ella sí. 

La voz de Britney Spears a lo largo de los años ha sido silenciada. Si algo se hablaba de ella era porque alguien más contaba su historia. Muchos documentales lo han hecho, algunos fueron realizados con las mejores intenciones (se sabe), pero esto sólo deja ver que ella en sí es un enigma…

Hasta ahora.

municipiosur.comLibro de Britney Spears ha superado el millón de copias vendidas
Portada del libro «La mujer que soy», 2023.

Britney Jean Spears decidió hablar desde el fondo de su corazón, con lo bueno, lo malo y lo que desconocemos en un libro llamado «La mujer que soy» (traído a Chile gracias a Penguin Random House). En esta autobiografía veremos cómo ella recupera su voz y como ella contará este cuento de hadas que, a pesar de en gran parte suena a un relato de terror, al final ella derrota al monstruo que la mantuvo cautiva. Y lo más bello de todo es que no ganó la batalla con una espada, sino que con su voz y con su honestidad al decir quién es y que en su libro todos podremos descubrir finalmente la mujer que es

También puede gustarte...