Noticias

Annie Ernaux: ¿Quién es la ganadora del Premio Nobel de Literatura 2022?

Texto traducido al castellano por Lee Mujeres. 

La escritora francesa Annie Ernaux  nació en 1940 y creció en el pequeño pueblo de Yvetot en Normandía, donde sus padres tenían una tienda de comestibles y una cafetería. Su escenario era pobre pero ambicioso, con padres que habían pasado de la supervivencia proletaria a una vida burguesa, donde los recuerdos de los pisos de tierra batida nunca desaparecían pero donde rara vez se abordaba la política. En sus escritos, Ernaux, de manera consistente y desde diferentes ángulos, examina una vida marcada por fuertes disparidades en cuanto a género, idioma y clase. Su camino hacia la autoría fue largo y arduo.

Su trabajo de memoria que trata sobre su entorno rural apareció temprano como un proyecto que intentaba ampliar los límites de la literatura más allá de la ficción en el sentido estricto. A pesar de su estilo clásico y distintivo, declara que es una «etnóloga de sí misma» más que una escritora de ficción. A menudo se refiere a  En busca del tiempo perdido de Marcel Proust , pero igualmente esclarecedor es que un sociólogo como Pierre Bourdieu la ha impresionado profundamente. La ambición de rasgar el velo de la ficción ha llevado a Ernaux a una reconstrucción metódica del pasado pero también a un intento de escribir una prosa ‘cruda’ en forma de diario, registrando eventos puramente externos. Lo vemos en libros como Journal du exterior o La vida exterior.

El debut de Annie Ernaux fue Les armoires vides y ya en este trabajo comenzó su investigación sobre su pasado normando, pero era su cuarto libro, A Man’s Place, que le dio su gran avance literario. En apenas un centenar de páginas realizó un retrato desapasionado de su padre y de todo el medio social que lo había formado fundamentalmente. El retrato empleó su desarrollo de una estética sobria y éticamente motivada, donde su estilo se ha forjado con dureza y transparencia. Señaló una serie de obras en prosa autobiográfica un paso más allá de los mundos imaginarios de la ficción. E incluso si todavía hay una voz narrativa, es neutral y, en la medida de lo posible, anonimizada. Además, Ernaux ha insertado reflexiones sobre su escritura, donde se distancia de “la poesía de la memoria” y aboga por una escritura plana : una escritura llana que en solidaridad con el padre evidencia su mundo y su lenguaje. el concepto de escritura El plato está relacionado con la nueva novela en Francia a partir de la década de 1950 y la lucha hacia lo que Roland Barthes llamó un “grado cero de escritura”. Sin embargo, también hay una importante dimensión política en el lenguaje de Ernaux. Su escritura está siempre ensombrecida por un sentimiento de traición a la clase social de la que parte. Ha dicho que escribir es un acto político, que nos abre los ojos a la desigualdad social. Y para ello utiliza el lenguaje como “cuchillo”, como ella lo llama, para desgarrar los velos de la imaginación. En esta ambición violenta pero casta de revelar la verdad, también es heredera de Jean-Jacques Rousseau.

Unos años más tarde, nos dio un retrato aún más corto, ahora de su madre, llamado simplemente A Woman’s Story. Ofrece aclaraciones significativas sobre la naturaleza de los escritos de Ernaux, oscilando entre la ficción, la sociología y la historia. En su severa brevedad, es un maravilloso tributo a una mujer fuerte, que más que su padre había sido capaz de mantener su dignidad, a menudo en condiciones difíciles. En su relación con su madre, la vergüenza y el silencio oneroso no están presentes de la misma forma aguda.

Ilustrativo de la agonía que acompaña a la reconstrucción del pasado de Annie Ernaux es Shame. En muchos sentidos, parece ser una continuación del retrato de su padre en su intento de explicar la ira repentina del padre contra su madre en un momento particular del pasado. El primer verso es un auténtico latigazo: “Mi padre intentó matar a mi madre un domingo de junio, a primera hora de la tarde”. Como siempre, Ernaux busca rebasar el límite de lo tolerable. Con sus propias palabras en el libro: “Siempre he querido escribir el tipo de libro del que me resulta imposible hablar después, el tipo de libro que me hace imposible soportar la mirada de los demás”. Lo que hace que la experiencia sea insoportable es la vergüenza arraigada en las condiciones de vida humillantes. Cuando Annie Ernaux escribe, la cuestión de la dignidad o la falta de dignidad es discutible. La literatura le brinda un refugio para escribir lo que es imposible comunicar en contacto directo con los demás. Para Ernaux, antes del debut sexual, la vergüenza resulta ser el único rasgo perdurable de la identidad personal.

Una obra maestra de su producción es la narrativa clínicamente restringida sobre el aborto ilegal de un narrador de 23 años, The EventEs una narración en primera persona, y no se enfatiza la distancia con el yo histórico como en muchas otras obras. De todos modos, el yo se convierte en un objeto a través de las restricciones morales de una sociedad represiva y la actitud condescendiente de las personas con las que se enfrenta. Es un texto despiadadamente honesto, donde entre paréntesis añade reflexiones con una voz vitalmente lúcida, dirigiéndose a sí misma y al lector en un mismo fluir. En los espacios intermedios, estamos en el momento de la escritura, 25 años después de que ocurriera el “evento”, haciendo que incluso el lector sea intensamente parte de lo que una vez sucedió.

En The Possession, Ernaux disecciona la mitología social del amor romántico. Sobre la base de notas en un diario que registra su abandono por un amante, confiesa y ataca una imagen de sí misma construida sobre estereotipos. Sus celos se revelan dolorosamente como una forma de obsesión, y una vez más las fechas de escritura señalan el momento en que la escritura se convierte en un arma afilada para diseccionar la verdad.

La escritura de Annie Ernaux está completamente subordinada al proceso del tiempo. En ningún otro lugar, el poder de las convenciones sociales sobre nuestras vidas juega un papel tan importante como en The Years. Es su proyecto más ambicioso, que le ha dado una reputación internacional y un montón de seguidores y discípulos literarios. Ha sido llamada “la primera autobiografía colectiva” y el poeta alemán Durs Grünbein la ha elogiado como una “epopeya sociológica” pionera del mundo occidental contemporáneo. Ernaux sustituye en la narración la memoria espontánea del yo con la tercera persona de la memoria colectiva, sugiriendo la fuerza del espíritu de la época en su vida. No hay memoria afectiva en el sentido proustiano con la que pueda transportarse directamente a sus primeros años. Nuestras vidas están formadas por las historias que se cuentan, las canciones que se cantan o las tendencias en regla. Y estas convenciones pasan rápidamente. Por lo tanto, a Ernaux le cuesta mucho reconocerse en la persona que fue. en los años,  memoria personal y colectiva se han fusionado.

Annie Ernaux siempre vuelve a los obstáculos de la visión clara. En su perspectiva social los mecanismos de la vergüenza tienen una fuerza especial, y en A Girl’s Story, las recupera desde otro ángulo. En esa obra se enfrenta a sí misma como una mujer joven a fines de la década de 1950, cuando pierde la virginidad en una colonia de verano en Orne, Normandía. Las reacciones a su comportamiento, que ella misma contribuye a dar a conocer, tienen el efecto de que es expulsada de la comunidad. Durante la mitad de su vida, la escritora optó por no lidiar con el doloroso evento, que tuvo efectos negativos tanto en su salud mental como física. Escribe que se trata de “una vergüenza distinta a la de ser hija de tenderos. Es la vergüenza de haber estado alguna vez orgulloso de ser objeto de deseo”. Su ojo es tan despiadado contra sí misma como una mujer joven como contra los que la humillan. Un pasaje clave dice: “Cuando se quiere aclarar una verdad prevaleciente […] siempre falta esto: la falta de comprensión de tu experiencia en el momento en que haces tu experiencia.” Este obstáculo se llama “la opacidad del presente”.

Annie Ernaux cree manifiestamente en la fuerza liberadora de la escritura. Su trabajo es intransigente y está escrito en un lenguaje sencillo, limpio. Y cuando ella con gran coraje y agudeza clínica revela la agonía de la experiencia de clase, describiendo la vergüenza, la humillación, los celos o la incapacidad de ver quién eres, ha logrado algo admirable y perdurable.

Anders Olsson
Presidente del Comité Nobel
La Academia Sueca

Las citas están tomadas de:

  • Shame  / traducido por Tanya Leslie. – Nueva York: Seven Stories Press, 1998
  • A Girl’s Story  / traducido por Alison L. Strayer. – Nueva York: Seven Stories Press, 2019

 

También puede gustarte...